Gato Amasa

El andar de un gato es lo más delicado y estilizado que existe. Es sigiloso, sabe andar sin hacer ruido gracias a su “calzado”.

Puede estar entre la mayor parte de las texturas y objetos que se encuentran por el suelo y a su vez, sus almohadillas le permiten ser muy sensibles a las temperaturas a través de las múltiples terminaciones nerviosas que desembocan en sus patas.

Las almohadillas tienen una gran sensibilidad para poder cazar de forma más eficaz. Gracias a las patas, los gatos pueden evaluar la vivacidad, la energía, la ubicación y la textura de la presa. También saber al instante si algo está demasiado caliente o frío. Las cualidades de un buen masajista, por su puesto.

El gato suda a través de unas glándulas presentes en las patas de los gatos. Esta segregación les sirve para comunicarse entre ellos.

Si prestas atención, te darás cuenta de que esas zonas acolchadas son iguales que el pelaje del lomo. Todo depende de la pigmentación de su piel. Por ejemplo, los gatos negros tienen patitas negras, los gatos blancos suelen tenerlas rosadas y si son de varios colores esto también puede reflejarse en sus patas con algunas mancha.

Seguro sabrás que el gato es uno de los animales más higiénicos que existen. Es un obsesionado por la limpieza y el aseo, lo que incluye por supuesto sus patas. 

Sus uñas son tan afiladas como la aguja de un acupuntor, y le son necesarias para hacer lo que hace. Estas son retráctiles, lo que significa que se mantienen escondidas hasta que ellos decidan sacarlas. 

Un gato equilibrado sabe bien lo que hacer con ellas, al igual que un buen acupuntor, le encanta el relax como gato panza arriba.

Cuando un gato deja su barriga expuesta o duerme boca arriba, ello significa que experimenta un momento de relajación y bienestar. Por supuesto, un felino solo adopta esta postura en un ambiente seguro y en la compañía de aquellas personas con las que tiene afecto y confianza.

Afecto respetuoso y la confianza son esenciales.

Muchas veces, cuando los gatos se encuentran muy relajados comienzan a mover sus patitas como si estuvieran dando un masaje o amasando. Esta acción, que la pueden realizar tanto a una manta como a nosotros mismos, se debe a que cuando eran pequeños con este movimiento lograban obtener más leche de su madre. Que repitan esta acción con sus patitas ya más grandes significa que se sienten tan cómodos y queridos como en ese entonces.

@talithalittletala

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s