Acupuntura, distribuir salud

La Acupuntura es el arte de distribuir, de regular.

foto-79-620x290

Llegar a todo el terreno, como el agua a cada lugar según sea el terreno, llámese campo de cultivo, un jardín, un manglar, un bosque, un valle, una célula, o el cuerpo humano.

Sabemos que existen unos sensores que miden el balance hídrico, la temperatura, el consumo del agua, las necesidades de la tierra, sensores de viento…, informando para con esos datos regular y activar la señal adecuada, de encenderse o apagarse el sistema de regadio, para entrar más o menos caudal, según haya llovido más o menos, haya hecho más calor o menos, frío, …

Un buen acupuntor sabe ver, observar, recoger estos balances que hay en el organismo, haciendo una valoración o diagnóstico, con la información que recoge.

La Ecología es el arte de ver esto en la Naturaleza. Un ecologista en un acupuntor que toma el pulso a un ecosistema más grande.

Lo que hace la Acupuntura es llegar a cómo están los órganos y la relación entre ellos, con el exterior, el interior, el entorno cercano, familia, amistades, trabajo, la relación entre todo..,.

Los meridianos, recogen la información de exceso o vacío, las necesidades que hay dentro, en los órganos internos, y así mismo lo que hay en el exterior, el frío, el calor, el movimiento.

Mucha agua encharca la tierra, así que según sea el terreno, no conviene echar más de lo mismo, conviene regularlo, según un arte de antiguo, milenario, escuchando la naturaleza, el ritmo natural de las cosas, y no tanto seguir con nuestro ritmo de vida, y querer que cambie todo sin contar conmigo, con lo que hacemos, pensamos, y vivimos.

El sobrecalentamiento de la atmósfera, de nuestras entrañas, de la piel, de la tez, de la cabeza, del estómago, … , producido, de los malos humos personales, por excesos de acumular más y más, por residuos emocionales que contaminan y no se reciclan, arrasan, destruyen, porque el calor destruye, y deja desechos que se quedan en nuestras cavidades, …, que se necesita moverse, mover para limpiar, mover para generar cambios, regular el calor y sacar agua nueva, recomponer la tierra, un buen substrato.

La acupuntura llega a esas llaves o compuertas a través de los puntos de acupuntura, y proponiendo un estilo de vida saludable, regulando los excesos y vacíos del paciente.

Estos excesos y vacíos generan la enfermedad, así es como lo vieron desde antiguo, observando la naturaleza.

El Acupuntor lo que hace es el delicado arte de entrar en las necesidades básicas de la persona, y si hay en exceso, “Shi“, con síntomas como encharcado, pletórico, lleno, …, regular esto, y del mismo modo si hay vacío, falto, decaimiento, flojera, sin recursos, “Xu” en Chino.

Los meridianos de acupuntura tienen información de cómo la persona se expresa, sus deseos, la realidad que vive,… y cómo afecta todo ello a la salud.

El acupuntor entra en ello, en ese balance hídrico, de frío y calor, de Yin y Yang, de sus emociones y comportamiento, para restablecer el equilibrio, la vuelta a la salud, la ecología personal, a través de técnicas milenarias que se van actualizando, adaptándose a nuestros tiempos, y a los conocimientos actuales.

 

Anuncios